La apuesta por los PAU ha corrido suertes diversas. Si mientras en Carabanchel parece que el experimento ha tenido éxito, y Las Tablas y Sanchinarrob van arrancando, cada cual a su ritmo, el Ensanche de Vallecas es un poema.
Muchos edificios siguen sin acabar, los solares que nunca se construyeron ya son presa de los matorrales, convertidos en descampados solitarios… El comercio aparece muy lentamente, aplastado por la presencia del centro comercial más grande de Madrid, como dice su propia publicidad.
El Ayuntamiento debería plantearse en serio un programa de reactivación de este barrio. Revisar el nivel de ocupación de los pisos, dotar a la zona de actividades… En definitiva dinamizar una zona que si no se cuida puede acabar como un oscuro intento de crecimiento urbanístico fracasado.

Anuncios

Después de dos posts hablando de aglomeraciones festivas o reivindicativas, hoy toca hablar de la catarsis colectiva que ha vivido Vallecas con el ascenso del Rayo. Miles de vallekanos, con k, acompañaron al equipo en la grada a reventar del estadio y aún más los esperaron en la plaza de la Asamblea, después de años de esperar el regreso a la élite del fútbol español.
Cuando la Asamblea vibra no se parece ni a Cibeles, ni a Neptuno ni a ningún otro lugar mítico futbolero. Porque Vallecas es diferente. Aquí aficionados y jugadores se mezclan celebrando en la fuente. No les distingues, porque cuando Vallecas estalla es como un único ser vivo loco por mostrar que, con trabajo, los humildes pueden ser grandes. Especialmente estos jugadores que no hay que olvidar que llevan meses sin cobrar y han seguido luchando para ganar.
Con este ascenso, además, se da un hecho histórico: cuatro equipos de la Comunidad De Madrid jugarán en Primera la próxima temporada.

Mis en ligne avec WordPress pour BlackBerry

Pocas palabras bastan. La indignación de no una, sino varias generaciones de españoles perdidos en una coyuntura económica y social que no comprendemos y aún menos controlamos.
Puede estarse más o menos de acuerdo con las formas, pero el fondo del movimiento es prácticamente inapelable. Desde 128barrios, como ciudadanos activos de Madrid y ciudadanos activos españoles deseamos fervientemente que esto no sea un sarao preelectoral sino una auténtica marea de cambio que devuelva el poder de decisión a quien debe ostentarlo, la ciudadanía.

Aunque eso sí, tras una noche en Sol aún se nos plantean más dudas sobre el orígen, pero sobre todo, sobre la finalidad de este movimiento. Que se “invitara” a medios de comunicación no afines  a según qué ideas (Telemadrid, Cope o Intereconomía) a abandonar la plaza no parecía estar muy en la línea  apartidista que se enarbolaba en los discursos. Además, ya muy entrada la madrugada corría la voz entre los campistas de que en la Asamblea había serios problemas para llegar a un documento de consenso por la diversidad de opiniones, y creemos, que la diversidad de prismas desde los que se estaba viendo esta acampada. Es comprensible que cueste aunar inquietudes diferentes, pero hay que intentar ser coherente y respetuoso para ganarse el respeto como movimiento.

Mis en ligne avec WordPress pour BlackBerry

Tortilla, Limonada y mucho chulo y chula. El día de San Isidro tiene el encanto de la tradicion y el aroma de una ciudad, que a pesar de todo, se resiste a perderse.
Como cada año la Pradera se ha llenado de esa sensación de laxitud festiva, y ni siquiera la campaña electoral le ha quitado encanto a la jornada.
Para neófitos, mi recomendación: si queréis estar a gusto y contribuir con la gente que realmente trabaja por la ciudad, subid a lo alto de la cuesta, cerca del escenario y probad la paella y las viandas de las asociaciones de vecinos. Están riquísimas, se está más ancho y se disfruta más del Madrid que no se quiere perder.

Mis en ligne avec WordPress pour BlackBerry

El Comercio Justo es un movimiento que responde a la necesidad de acabar con la explotación de los recursos económicos, humanos y materiales de la Tierra. En el parque del Retiro se celebra el día del Comercio Justo, un punto de encuentro en el que se pretende mostrar que es posible consumir teniendo respeto por los derechos del productor, y del fabricante.
A través de talleres, catas, actividades y juegos, los responsables de las organizaciones que trabajan por la causa, como Setem, Fairtrade o la Coordinadora Estatal de Comercio Justo mostraron que es posible obtener todo lo que necesitamos sin esquilmar nuestros recursos y sin abusar de los países en desarrollo.

Mis en ligne avec WordPress pour BlackBerry

El espacio reservado para motos en Vallehermoso

El espacio reservado para motos en Vallehermoso

Aunque Madrid aún no es una ciudad motociclista, como Roma a Barcelona, la falta de espacio en las calzadas y atascos y el incremento del precio de la gasolina, invitan cada día más a cambiarse a las dos ruedas.
Por eso, la ciudad se está preparando. En el cruce de Vallehermoso e Islas Filipinas se ha señalizado una zona de salida prioritaria para motocicletas. Se trata de una zona exclusiva para las dos ruedas justo delante de la zona de frenada de los coches. Este espacio, que hace ya algunos años que existe en Barcelona, evita incidentes entre motos y coches, reduce el riesgo producido por el eslalom y además reduce el peligro de atropellos en el paso de peatones.
Ahora es cuestión de extender esta iniciativa a otras vías rápidas de la ciudad.

Mis en ligne avec WordPress pour BlackBerry

Domingo de abril por la mañana. Un sol esplendoroso y el cuerpo que nos pide un día urbanocampestre. Y qué mejor sitio que el Parque de El Capricho, en Alameda de Osuna. Fue uno de los primeros lugares que descubrí de Madrid, cuando aún era un lugar tranquilo en el que se podía pasear, descansar y esconderse del mundanal ruido de la ciudad.

La parte frontal de la cola para acceder al parque un domingo a las 10:30 de la mañana

Pero esos tiempos ya han pasado. El Capricho de hoy en día es un parque al que el Ayuntamiento ha visto el “truco”. De ser un parque olvidado, conocido prácticamente de forma exclusiva por los vecinos de la zona, el Capricho ha pasado a ser un punto caliente del ocio madrileño de fin de semana. Y en lugar de hacer un esfuerzo presupuestario en proteger la belleza y la autenticidad de este enclave se ha optado por caparlo.

Si ustedes quieren ir al parque del Capricho sólo lo podrán hacer en fin de semana o en día festivo. Esta decisión provoca que deje de ser un parque para el barrio y se convierta en una especie de atracción de feria muy cotizada. Y también provoca que esos días, las colas para entrar en el parque se eternicen. Y es que se permite un aforo máximo de 1.000 personas simultáneamente.

La fila continuaba hacia atrás. A las 12, el número de personas esperando se cuadruplicaba, ocupando todo el muro del parque y más allá

Eso sí, las visitas guiadas que (lo siento mucho) se cargan la paz del parque con sus ruidosas explicaciones y que rompen todo su encanto con el devenir pastoral de los grupos desplazándose de un sitio a otro, tienen acceso libre. Hay visitas gratuitas, en las que hay que reservar plaza –no se molesten ya no quedan para toda la temporada– y según pudimos saber aunque no hemos podido corroborar, visitas guiadas de empresas privadas, las cuales, espero, contribuyan económicamente de forma generosa a la conservación del parque.

Hay decisiones sabias respecto de este parque, como la prohibición de entrar con comida – a la que se podría sumar también la prohibición de las fotos de comunión, por ejemplo– pero, insistimos, todo el celo con el que se guarda este enclave le ha hecho alejarse de los ciudadanos. Si se quiere conservar, ¿no sería más sensato contratar más jardineros, más limpiadores, más cuidadores en lugar de acotarlo tan estrictamente? Actualmente, parte de los servicios del parque están subcontratados a una empresa privada. Si el Ayuntamiento es tan celoso de su cuidado ¿por qué no crea un grupo de conservación propio que pueda mantener el parque en todo su esplendor?

En 128Barrios hemos aprendido que, para disfrutar del parque, tenemos que madrugar u optar por los días grises, en los que el recinto presenta una deliciosa melancolía versallesca. Esperemos que algún día se encuentre el término medio que permita conservar el parque y a la vez disfrutarlo sin restricciones. Y que el Capricho nunca acabe siendo un Lujo.

Hace unos meses, los autobuses de la línea 147 lucían una circular anunciando que, en breve, los

Foto cedida por Ecomovilidad.net

luminosos de los vehículos sólo indicarían el lugar de destino del autobús, no el origen y el destino como hasta ahora. En el caso del 147, mostrarían sólo “Callao” cuando se dirigieran a la céntrica plaza o “Barrio del Pilar” cuando circularan en sentido contrario. El ejemplo es como el que muestran los amigos de ecomovilidad.net en esta foto que podéis encontrar en su página web.

Hace tiempo que ando fijándome yo en los autobuses y no veo el cambio por ningún lado. Hasta donde hemos podido indagar, el plan se ha retrasado, y en su lugar, se ha optado, de momento, por simplificar algunos indicativos y dejar de decir algunas “mentiras”. Por ejemplo, la línea 45 ya no luce en su indicativo el siempre complicado ( y de dudosa popularidad) Presidente Gª Moreno, para indicar que su origen final norte es Reina Victoria, una vía mucho más popular. También ha modificado la nomenclatura, por ejemplo, el número 5, –antes Sol-Estación de Chamartín ahora Sevilla-Chamartín- después de que la EMT haya asumido ya que el famoso desvío provisional de la línea en su acceso a la Puerta del Sol es ya definitivo.

Esperaremos ahora a ver si, definitivamente, la EMT se decide a indicar sólo el destino del autobús para facilitar la orientación de los usuarios (sobre todo de los que no son de Madrid), como ya se hace en la mayoría de grandes ciudades europeas.

La zona de la "barra", junto al parque infantil.

Como en las discotecas, en Madrid también hay ‘reservados’ para el botellón. Mientras en zonas como la plaza del Dos de Mayo u otros lugares céntricos el consumo de alcohol en la calle está perseguido y prohibido hay zonas donde parece que se hace la vista gorda.

Es el caso de la plaza del Teniente de Alcalde Pérez Pillado, en el distrito de Chamberí (en la foto). Sus características son ideales para un botellón discreto. La plaza no es visible desde la calle (está en la parte trasera de Cea Bermúdez entre Vallehermoso y Boix y Morer), queda resguardada por diversos conjuntos de edificios que la circundan, de los cuáles sólo uno tiene acceso por la propia plaza. Como en su subterraneo hay un aparcamiento, la superficie de la plaza está llena de recovecos –formados por las salidas de aire– donde “esconderse” e incluso zonas que tienen hasta aspecto de barra de bar.

La plaza además, no parece que tenga un sitio fijo en las rutas de limpieza de los servicios municipales.

Pegajoso calimocho, una huella de la fiesta.

Hay semanas en las que la basura se acumula, aunque los días en que se han producido botellones más o menos populosos, siempre aparece personal para recoger los desperdicios, como si se tuviera conocimiento de que se ha celebrado el botellón.
Eso sí, las veces que el servicio de limpieza no está alerta, la plaza queda llena de cristales rotos y otros desperfectos con los que se encuentran los vecinos que bajan a llevar a sus chavales al parque infantil.

Parece que, de momento, las personas invidentes pueden salir tranquilamente de cañas, pero no a trabajar. O al menos, eso es lo que aparenta el hecho de que en diversas paradas de autobús de Madrid podamos encontrar pegatinas con información en braille para los autobuses nocturnos -aunque aún tampoco para los L, los que siguen las líneas de metro en festivos y vísperas–, pero no para los diurnos.



Confiemos que, en breve, esta fantástica idea que permite que las personas invidentes puedan decidir cómo moverse por la ciudad con tranquilidad se extienda a todas las líneas de autobús, y que los usuarios de las paradas sean respetuosos con estos ingeniosos adhesivos que hacen la vida de los ciegos un poco más fácil.

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir todas las historias.

Únete a otros 10 seguidores

Otras historias

Síguenos